Realizaron un “tractorazo” en la capital cordobesa contra las medidas de la Nación.

Productores agropecuarios de las economías regionales ubicados en el denominado “cinturón verde”, que rodea a nuestra ciudad, realizaron ayer un “tractorazo” en el marco de las protestas en contra de las nuevas medidas económicas que implementa el gobierno nacional, como los incrementos en los derechos a las exportaciones y el desdoblamiento cambiario. Los más de 150 manifestantes se apostaron con sus tractores y maquinarias agrícolas a la vera de la autopista Córdoba-Rosario, en las cercanías del anillo de avenida Circunvalación, sin interrumpir el tránsito vehicular.

En la oportunidad, el titular local de la Federación Agraria Argentina (FAA), Agustín Pizzichini, entidad convocante de la medida de fuerza, explicó que “nosotros entendemos la situación difícil que está atravesando el país y queremos hacer nuestro aporte para que la sociedad toda mejore, pero sin productores y sin rentabilidad no lo podemos hacer”. El dirigente ruralista afirmó que las nuevas disposiciones para el sector “tienen un alto impacto sobre la rentabilidad” y, en ese sentido, advirtió que “sin rentabilidad se pierden productores y fuentes de empleo”. Asimismo, dijo que, además de las elevadas retenciones, las economías regionales padecen el desdoblamiento del dólar, al sostener que tienen que comprar insumos por encima de los 80 pesos y vender la producción en pesos: “Los números no cierran”, remarcó Pizzichini en declaraciones a la agencia de noticias Télam.

Por su parte, anticipó que el plan de protestas va a continuar, porque “si bien hay diálogo abierto con el gobierno nacional, hasta el momento no han dado respuestas al reclamo para que se revisen y se modifiquen” las nuevas medidas económicas. El dirigente indicó que la semana venidera habrá una nueva asamblea de productores, y que si no se registran novedades en torno a sus planteos, podrían disponer cortes de rutas.

Advierten por el impacto de las retenciones en Córdoba

En la misma jornada en que se desarrolló en Córdoba el “tractorazo” en contra de la presión impositiva que ejerce el Estado sobre el campo, la Comisión de Enlace provincial difundió un estudio sobre el impacto de las retenciones en la producción local. “Una mirada imparcial sobre las retenciones al agro en la provincia de Córdoba”. Así se llama el informe realizado por el Instituto de Investigación de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias Regional Córdoba, a través del cual se evaluó el impacto del impuesto sobre la producción en este distrito. “Con los actuales niveles de retención a la producción agropecuaria, la rentabilidad es negativa y lejos de solucionar el problema de déficit fiscal que se trata de resolver (la menor generación de divisas por las mayores retenciones) terminan presionando sobre el tipo de cambio y con ello la inflación seguida por una mayor recesión”, concluye el informe. Para el cálculo de la rentabilidad se tomaron los rendimientos promedio del departamento de Rio Segundo y Marcos Juárez de los últimos 10 años. Mientras que los valores de la tierra fueron tomados de un relevamiento del diario La Voz del Interior, por lo que se asumió una media 10.000 dólares por hectárea para el centro de Córdoba, y de 15.000 dólares para el este de Córdoba. Se consideró un establecimiento que cultiva 300 hectáreas anuales, de las cuales 100 hectáreas las destina a maíz temprano, 100 hectáreas a la soja de primera otras 100 a la rotación trigo más soja de segunda. De acuerdo a lo modelos representativos del informe, un productor del centro de la provincia, con un rendimiento promedio medio de 70,33 quintales de maíz, 23 quintales de trigo, 29,5 de soja de primera y 24,4 quintales de soja de segunda, a nivel del establecimiento tiene una pérdida de 179,94 dólares por hectárea, con una rentabilidad negativa de 1,8%. “En el caso del maíz, la pérdida es de 51,38 dólares por hectárea; la secuencia trigo y soja de segunda es de 288,87 dólares por hectárea; y en soja la pérdida es de 224,92 dólares por hectárea”, precisó el estudio. “En el caso de un productor del este y sur de la provincia, que tiene un rendimiento promedio medio de 93,24 quintales en maíz, 35,68 quintales de trigo; 39,4 quintales de soja de primera y 32,8 quintales de soja de segunda, a nivel de establecimiento tiene una pérdida de 31,59 dólares por hectárea, lo que representa una rentabilidad negativa de 0,2%. El maíz tiene una ganancia de 97,95 dólares por hectáreas, la rotación trigo soja de segunda, un rojo de 85,32 dólares por hectáreas, mientras que la soja refleja una pérdida de 191,61 dólares por hectárea”, reveló el informe.

Fuente: Hoy Día Córdoba