NUEVA MODALIDAD DE ESTAFA CON LOS ALQUILERES DE CASAS PARA EL VERANEO

189
Fuente Centediario

Grande fue la sorpresa de la inquilina de una casa ubicada en Santa Rita, alquilada anualmente, cuando comenzaron a llegar turistas porque habían pagado para reservar el lugar. Según contó la inmobiliaria que administra la vivienda, en la publicación de Facebook sale una foto aérea del domicilio.

Desde diciembre, la inquilina permanente de una propiedad ubicada en barrio Santa Rita de de Villa Carlos Paz, comenzó a sufrir una serie de situaciones que se repitieron hasta hace días atrás. Es que en varias ocasiones llamaron a su puerta personas que iban a instalarse porque habían realizado una reserva a través de Internet, para pasar unos días de vacaciones.

Lo cierto es que esta propiedad, ubicada a pocas cuadras de la costanera, jamás fue publicada con el objetivo de alquilarla de manera temporaria. Según contó la inmobiliaria que administra el lugar (que prefirió reservar su identidad), los damnificados habrían identificado al estafador, que los hizo depositar dinero.

“La casa está alquilada de manera anual, la administro como corredor inmobiliario, y un día me llamó la locataria diciéndome que había gente en la puerta de su casa y que le planteaban que habían realizado una reserva por alquiler temporario y querían ingresar a verla”,manifestó la profesional.

Y agregó:“Según lo que me refirió la locataria cuando me llamó, esta gente que llegó, reservó a través de Facebook en los grupos que ofrecen alquileres. Había en la publicación una foto de la casa tomada de arriba, como si hubiera sido con un dron, sin fotos del interior por supuesto. Le habían dado una dirección en una calle pero con una altura indeterminada, entonces cuando la gente llegaba a la cuadra, por descarte la casa era esta”.

La vivienda “no estaba para alquiler temporario. Se presentaron varios turistas, que iban a verla para ver si les gustaba, gente que llegaba directamente con los bolsos en las manos para ingresar. Estas personas le fueron contando a la inquilina que algunos ya habían depositado cerca de 4 mil pesos, otros 5 mil, pero la mayoría había enviado dinero para la reserva”.

En cuanto al estafador, señaló que en las redes sociales “los mismos damnificados se ocuparon de escracharlo. Por mi parte avisé al Colegio, que nos regula a los profesionales, y también les advertí a los damnificados que hagan la denuncia correspondiente. Por la información que googleamos, no sería de Carlos Paz”.

Esta modalidad “comenzó a darse desde diciembre, y es el primer año que nos pasa. La recomendación es que se contrate con personas matriculadas, que podemos brindar el servicio, y pagando el honorario se aseguran que no sucedan estas cosas, aunque la gente lo considere innecesario, pero somos nosotros quienes bregamos porque todo se encuentre en condiciones”, culminó.