La UCR en la provincia de Córdoba parece complicarse. Es una crisis que llama al análisis, porque no surgió de ningún factor externo, ni del enfrentamiento con otras fuerzas políticas. Es una interna. Una crisis que comenzó tiempo atrás y que parece no encontrar un rumbo de unión.

Un grupo de dirigentes de la Unión Cívica Radical (UCR) de Córdoba ratificó en el mes de enero la necesidad de “recuperar la identidad” del centenario partido después de haber participado durante cuatro años de la coalición de gobierno de Cambiemos. Al respecto, consultado el presidente alternativo del Foro de Intendentes Radicales de Córdoba, Dr. Oscar saliba, sostuvo que a partir del 12 de mayo del año pasado «hay una crisis muy importante dentro del radicalismo, cuando Mario Negri fue por una lado y Ramon Mestre fue por otro, y en donde desde allí se generó una ruptura»

Asimismo señaló: «Nosotros desde el ente de intendentes dimos en su momento una buena señal, donde había dentro dos posiciones, una que encabezaba yo, y otra que encabezaba Ariel Grich de Monte de los Gauchos. Hubo en ese momento un acuerdo y en la actualidad estamos trabajando juntos»

En ese contexto Saliba explicó: «Sabemos que hay intereses y situaciones complejas, ahora en el mes de agosto hay renovaciones de autoridades dentro del radicalismo, así que nosotros desde los municipios, los intendentes e inclusive desde el ente ponemos todo el esfuerzo para tratar fundamentalmente de unir al partido»

«Nosotros en el interior nos estamos juntando para ver cuál es la postura que vamos a tener, pero que en definitiva es unir al partido», remarcó

Por su parte detalló: «Creo que son más intereses personales, más que intereses ideológicos, y bueno ahí es donde comenzaron a surgir inconvenientes, me parece que tenemos que ondar criterios»

«Algunos no están de acuerdo con la conducción de Mestre, otros no están de acuerdo con la postura que tomó Negri, que son los dos líderes que fueron a candidatos a gobernador, y también hay una tercera postura donde un grupo de gente, que son otros dirigentes que están tratando de querer llegar a la conducción del partido. Veremos cómo podemos ahondar todos estos criterios y que el partido no se termine dividiendo, porque ésto no le hace bien a nadie. Fundamentalmente en eso estamos trabajando y es lo que estamos necesitando», concluyó Saliba.