Luego de algo más de dos años y medio de una clausura por la inundación que debilitó la estructura, hoy quedó habilitado nuevamente el paso vehicular en el tramo de la ruta nacional 7 sobre la laguna La Picasa, entre Aaron Castellanos y Diego de Alvear.

La Picasa es una laguna que pasó de ocupar 1400 hectáreas en 1985 a ser una enorme masa de agua con 40.000 hectáreas. Creció 28 veces.

En febrero de 2017, la laguna avanzó sobre la ruta en el segmento que va de los kilómetros 380 y 391, lo que obligó a reducir el tránsito e interrumpirlo definitivamente en abril de ese año.

Según se informó, personal de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) permanecerá durante 30 días en la zona para supervisar el tránsito, brindar asistencia a los viajeros y garantizar el cumplimiento de todas las medidas de seguridad. No obstante, Vialidad Nacional recomendó a los usuarios de la ruta 7 extremar las medidas de precaución, siempre llevar las luces bajas encendidas y acatar las indicaciones de la cartelería.

Entre los trabajos realizados por Vialidad Nacional para la rehabilitación de la ruta 7 se destaca la ejecución de bacheo superficial y profundo de la calzada, la recuperación de parte del material de protección desprendido por la crecida, la reconformación de taludes y la construcción de muros de contención. Asimismo, se realizó la recolocación de defensas metálicas, el reacondicionamiento de banquinas y la demarcación horizontal (pintura) y vertical (cartelería) de la ruta.

El reacondicionamiento del corredor en su paso por la laguna La Picasa beneficiará a más de 3000 usuarios por día -en gran medida transporte de cargas y de pasajeros- que actualmente se ven obligados a desviar por otros corredores como las rutas 8 y 33