El huinquense Francisco Solari viene compitiendo hace más de un año en el fisicoculturismo y se está preparando para el Campeonato Argentino.

El culturista divide su pasión entre el deporte, su profesión como profesor de inglés y su trabajo cotidiano en la Panadería familiar.

Francisco Solari, es un joven que entrena a diario en un gimnasio de la ciudad y va cosechando pergaminos en una prometedora carrera, convirtiéndose en una promesa del deporte local.

En dos meses participará de una nueva presentación en un campeonato nacional y durante el mes de diciembre lo hará en el Campeonato Argentino, del cual recordemos que el año pasado había clasificado en su categoría.

«Siempre voy muy feliz a participar, por el sólo hecho de presentarme, y así mostrar el trabajo que se hace con un poco de esfuerzo y sin tantos recursos», señaló Francisco.

«Hablando del tema de lo económico se puede hacer una dieta barata con alimentos de calidad, y se puede también entrenar en un gimnasio de un barrio», resaltó. Además agregó: «El mensaje que trato de darle a los compañeros o alguien que está interesado, es que se puede hacer con poco y lograr cambios importantes a nivel corporal».

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, de pie y texto

Francisco aclaró que un fisicoculturista realiza pocas competencias porque para ganar musculatura se necesita mucho tiempo de preparación, y subrayó que por eso se hacen una o dos competencias como máximo por año.

Asimismo dijo que la idea es seguir avanzando y evolucionando muscularmente.

Por su parte, sostuvo que físicamente se encuentra muy bien, pero que está trabajando mucho en los puntos en donde a él le cuesta desarrollar mayor musculatura.

Por último, Francisco destacó el apoyo y acompañamiento de su familia, ya que la practica de la actividad debe hacerse con ciertos cuidados. «Siempre agradecido a mi esposa Guillermina y a mi hija, que son lo más importante que tengo en la vida. No es fácil aguantar a alguien que come 8 veces por día o que come diferenciado».

Con nuevas metas y sobre todo campeonatos en el horizonte, divide su tiempo entre trabajo, entrenamiento y la búsqueda de sponsors que lo ayuden a sostener su pasión.

Los objetivos conseguidos en su corta carrera sin dudas resulta ser una importante carta de presentación.