¡EN ÉPOCAS DE FIESTAS! PODEMOS FESTEJAR A PLENO Y CONDUCIR SEGUROS

120

El alcohol es la principal causa de muerte en accidentes de tránsito durante las fiestas.

En estos días, la posibilidad de encontrar conductores alcoholizados se multiplica enormemente, por lo que más que nunca es importante estar atento y en la plenitud de las facultades psicofísicas para conducir. Mirá estas ideas:

  • Si el plan es beber alcohol, elegir a otro para conducir: dejar el auto y elegir el colectivo, tren, taxi o remís, etc., o ponerse de acuerdo con alguien que no beba y conduzca.
  • Si alguien que piensa conducir bebió alcohol, convencerlo de que no conduzca, y hacer todo lo posible para que no lo haga, y nunca subirse al auto con él.
  • Si es imprescindible conducir, disfrutar las bebidas sin alcohol.

Y para ayudar a convencer a todos, resulta fundamental que se realicen continuos controles de alcoholemia en forma regular, así como todos los días del año, impredecibles y difíciles de evitar, en ubicaciones y horarios en que se espera tengan el mayor efecto en pro de la seguridad vial. Seguidos por una sanción efectiva y disuasiva de la cual no se pueda escapar.

No beba alcohol si va a conducir. No ingiera absolutamente nada de alcohol ni antes ni durante el viaje. Además, es conveniente comer liviano. Tenga en cuenta también que muchos medicamentos recetados y las drogas ilegales pueden afectar fuertemente la capacidad de conducir.

Nada de alcohol al conducir.

El alcohol es un tóxico depresor del sistema nervioso. Aunque usted no lo note, un sólo vaso de vino, cerveza, whisky, etc., disminuye su capacidad de conducción, ya que:

  • Embota los sentidos, altera la percepción y disminuye la capacidad de atención.
  • Se alargan los tiempos de reacción, por lo que las respuestas y maniobras se hacen más lentas y torpes.
  • La visión se ve afectada, en especial, empeora la visión periférica (a los lados), se hace más lenta la adaptación a los cambios de luz (por ej. en caso de encandilamiento), y se perciben con dificultad los tonos rojos (tardan en reconocerse las luces rojas del semáforo, las luces de posición y las de freno).
  • Genera una falsa sensación de seguridad, con errores de juicio e interpretación, que predispone a excesos de velocidad y a todo tipo de violaciones a las normas de seguridad en el tránsito.

Alcohol.GIF

Tenga presente que:
  • Ni el café, ni otros estimulantes, anulan sus nocivos efectos, aunque así pareciera
  • Aunque sienta que está atento y trate de no cometer errores, Ud. y su familia corren alto riesgo, su cerebro está bajo los efectos del alcohol.
  • No es necesario estar ebrio, para sufrir los efectos del alcohol en la conducción.
  • Por lo menos en uno de cada dos muertos en el tránsito en el mundo, está presente el alcohol.
El límite legal

La Ley Nacional de Tránsito y su reglamentación establecen un límite de tolerancia máximo de alcohol en sangre de 0,5 g por litro, y la Ley Nacional de Lucha contra el Alcoholismo Nº 24.788, la modifica parcialmente al disponer nuevos límites de 0,2 g por litro de sangre para motociclistas y ciclomotoristas, y 0 g para conductores profesionales (transporte de pasajeros, carga o menores).

Algunas provincias, como Córdoba y Salta, han dispuesto la tolerancia 0 de alcohol para todos los conductores de vehículos, y otras lo tienen en estudio.

¿Qué significa un límite máximo del 0,5? ¿Cuánto se tolera beber, según este límite?

Ëste no es un límite cuantitativo, igual para todos, sino que varía en cada persona, según diversas circunstancias personales y, en especial, según el peso y el sexo. También otros factores, tales como el cansancio, la ingestión de ciertos medicamentos, enfermedades, etc., pueden potenciar los efectos tóxicos, por lo cual en realidad resulta muy difícil decir, con exactitud, si un vaso de bebida alcohólica, en un determinado ser humano y en un momento preciso, lo hará superar o no el límite legalmente tolerado, dejando bien en claro que el que no lo supere no garantiza que se esté en reales condiciones de conducir con seguridad, ya que aún por debajo del límite legal la capacidad psicofísica se ve afectada.