El ministro de Agricultura y Ganadería de la Provincia reclamó a la Nación que haya previsibilidad con el campo

En el marco de la apertura del Congreso Internacional de Trigo (Trigar 2019) que se desarrolla desde el miércoles y hasta hoy en el pabellón Juan Bautista Bustos del Centro de Convenciones Córdoba, el ministro de Agricultura y Ganadería de la provincia, Sergio Busso reclamó al Gobierno nacional mayores medidas de previsibilidad para al sector del campo.

“Si uno suma todas las producciones de soja, maíz, trigo, sorgo y maní, Córdoba pasó a ser el primer productor de granos del país. Eso pone a las claras la potencialidad enorme que tenemos. Nos pone en un compromiso a los Estados de acompañar esta voluntad productiva”, señaló el funcionario en declaraciones a la prensa. Busso profundizó el pedido al Ejecutivo nacional al subrayar la necesidad de “que haya reglas de juego mucho más ciertas y previsibles” tanto en el plano económico como político. En ese sentido, si bien definió que la situación actual “genera incertidumbre”, aventuró escenarios “más favorables” una vez que “se despejen los nubarrones y haya reglas de juego más claras”.

En ese mismo contexto, el ministro opinó que las retenciones “no son un buen impuesto” y recordó que “el trigo resurgió cuando no estaban, ahora que se volvieron a colocar, se dificulta”. Sin embargo, Busso reconoció que “por razones coyunturales se tiene que avanzar.

Con la presencia de cerca de 1.300 asistentes que llegaron desde todas las provincias productoras, y de 17 países de América, África y Europa, Trigar 2019 busca consolidar la oferta argentina de trigo al mundo. Es organizado por el Gabinete Productivo de la Provincia, integrado por las carteras agropecuaria, de Industria, Comercio y Minería, y de Ciencia y Tecnología; y por la Bolsa de Cereales de Córdoba.

“La idea del congreso es poner en valor lo que el trigo significa para la Argentina”, señaló el funcionario. “El trigo nuestro no puede volver a otra época cuando oscilábamos en pensar que teníamos que atender solamente el consumo interno. Hoy tenemos un enorme potencial, hay una demanda muy fuerte en muchos países, como el caso de Cuba”.

Según estimaciones de la cartera que lleva adelante Busso, Córdoba se encamina este año a tener récord histórico de trigo, alcanzando los 4.200.000 toneladas.